Me fui a dar un borondo por Barranquilla a conocer el Killart un festival de Street Art que seguro convertirá a la ciudad en museo al aire libre.